Todas las entradas por iconoclastico

Juan Carlos I abdica, científico solicita el puesto de trabajo

Ante la abdicación de nuestro monarca y bajo la sospecha de que al puesto vacante no se le aplicará la habitual tasa de renovación funcionarial del 10%, he decidido presentarles esta misiva con las cualidades, que bajo mi humilde opinión, me hacen un candidato más que apto para al puesto de Jefatura de Estado.

No sé si que quieren mantener ese privilegio injustificable que supone ocupar lugares públicos por herencia; o están esperando a publicarlo en el BOE. Sea como fuere, dada la premura que requiere la función y embriagado de su tan demandado optimismo, he decidió enviar la presente carta de presentación por si tuvieran a bien reconsiderar tal vestigio feudal.

No es que no me guste la ciencia, me apasiona; pero tal como se están llevando las políticas, el futuro de los científicos (y no científicos) españoles no es muy halagüeño, y creo que ocupando ese lugar podría ayudar a ampliar la visión y aportar nuevas ideas. Es por ello que les voy a detallar mis aptitudes y experiencia:

Siendo la poligamia condición que, a juzgar por la historia de la monarquía de nuestro noble Reino, parece indispensable para el cargo, estaría encantado de tener el tiempo necesario para cumplir dicha condición. A pesar de cierta insistencia de algunas de mis parejas, mi compromiso con las libertades amatorias, y, sobre todo,  las jornadas de trabajo de 12 horas han hecho que mantener pareja estable sea prácticamente imposible. Por ello cualquier cópula, ocasional, oficial, o extraofical será bienvenida y tomada con la mayor de las diplomacias tal y como el puesto precisa.

No tengo experiencia militar, aunque llevo bata como uniforme y estoy acostumbrado a obedecer órdenes de superiores públicos que, a menudo, no tienen razón. Tampoco gozo de la afición de cazar elefantes, pero de ser preciso el desarrollo de las artes cinegéticas para el desempeño de tan noble cometido, creo que en un par de años más sería ya capaz de dar en el ojo de un ratón con 200 microlitros de agua disparados desde una pipeta; a 5 metros de distancia.

He dado clases, conferencias y charlas durante años, por lo que me veo con capacidad para afrontar la responsabilidad de tan influyente y determínate tarea como es la de enviar un hondo y afectuoso mensaje a mis potenciales súbditos cuando celebremos la Navidad. De hecho me llenaría de orgullo y profunda satisfacción.

Ni tengo barco ni experiencia en vela, aunque bribones conozco unos cuantos a los que a gusto mandaría a tomar viento.

Del esquí, y con mi mayor rigor científico, poco puedo decir, no he podido disfrutar de tan estimulante actividad, aunque sí que he sentido el abismo deslizándose a mis pies, cada vez que cierra un laboratorio, retiran una beca, o un alumno se va porque no puede pagar 400 euros de matrícula.

No he desarrollado la misteriosa habilidad de controlar mi equilibrio para disponer de oportunas caídas en momentos clave. De hecho he superado hasta ahora todas las zancadillas que la administración tuvo la voluntad de imponer a los jóvenes científicos. Es precisamente por ello me veo capacitado para sacar el máximo partido a mi torpeza.

Aquí quedan las cualidades que mantendría, pero es que además mi contratación para el puesto supondría numerosas ventajas.

Como científico tengo un gran espíritu de sacrificio, y creo que mi vocación universal queda más que demostrada. Así que no sólo me preocuparía del bienestar de los españoles, que también, sino de los que están al otro lado de la valla de Melilla y en cualquier otro confín.

Renunciaría al Palau de Marivent y sus 21 empleados, e incluso al palacio de la Zarzuela, no sabría qué hacer con tanto espacio y empleado, es comprensible que así la gente se vuelva derrochadora. Me veo capaz de reducir el presupuesto de la casa real de los 100 millones de euros, que se calcula ahora, a menos de un 1%. En esto he ganado mucha experiencia durante los últimos años, tano en el laboratorio como en casa.

Contemplando el hipotético y deseado escenario que consideren mi candidatura; y ante la previsible injerencia de preguntar por el azul de mi sangre, diré en mi defensa que precisamente ha sido la consanguinidad la que ha provocado problemas en el pasado. Sin querer hacer referencia a mis competidores, decir en mi favor que gozo de gran diversidad genética. Soy mezcla de gallegos, murcianos, catalanes, aragoneses, y navarros. Si aún así quedara algo de inquietud en sus requerimientos de realeza, les traslado mi aprobación al matrimonio con una princesa, aunque sea de conveniencia. Reitero fervientemente que no soy monógamo.

¿Mala ciencia o científicos clarividentes? Un caso práctico: palabra de JMMulet.

Aprendiendo de los blogs de ciencia

Hay determinadas cosas que se le pueden y deben pedir a un divulgador científico: rigor, honestidad, método científico, imparcialidad y objetividad. Contrastar la información. Análisis y síntesis de la bibliografía existente. Y en caso de error o equivocación, retractarse. Son normas básicas que permiten que eso que llamamos ciencia se diferencie un poco de la charlataneria, aunque existe alguna excepción (la que confirma la regla): los científicos clarividentes.

La ciencia, si rigurosa dos veces ciencia

Vamos analizar algunos de posts del renombrado Jose Miguel Mulet Salort, profesor universitario y blogger mediático (Los productos naturales ¡vaya timo! se llama el blog), que nos servirá de ejemplo.  Un personaje estimulante, con opiniones polémicas y una dialéctica aguda. Goza de un amplio reconocimiento en las redes, donde es muy activo. Veamos el porqué.

En el post titulado el mito de la biodiversidad en la agricultura ecológica, el ínclito José Mulet nos ilustra sobre la biodiversidad analizando sólo un organismo: las lombrices. Antes de leer el artículo pensaba que diversidad hacía referencia a la multiplicidad, sea de lo que fuere. Ahora sé que a pesar de tener un solo pelo en calva puedo decir que gozo de diversidad capilar. El artículo al que hacer referencia, de un periódico francés, dice que hay más lombrices en viñedos convencionales que los orgánicos. Pero a pesar de haber multitud de estudios que analizan la biodiversidad de centenares de especies, escoge este artículo de un periódico (ni siquiera es un artículo científico) para intentar desmentir algo que está sobradamente demostrado.  Y los artículos que hablan de mayor diversidad en agricultura ecológica son Nature y Science. Por supuesto que todo el mundo es libre de elegir las fuentes que más adecuadas le parezcan, pero no estaría mal que un científico se inclinara antes por consultar las revistas más prestigiosas como Science o Nature que por el periódico francés l’unnion l’ardennais. Sólo un científico clarividente se puede permitir esa licencia, calificando de mito a estudios publicados en las revistas más prestigiosas del mundo.

Mayor fertilidad y biodiversidad en agricultura ecológica (estudio queanaliza 21 años de cultivos), publicado en Science

– Mayor sostenibilidad y mejora ambiental en manzanos ecológicos, publicado en Nature

En el post titulado son más sanos los alimentos ecológicos que los convencionales  el docto Mulet nos presenta su excelente participación en el programa las mañanas de la 2. En él insiste en que los pesticidas no causan problemas de salud, y que las dosis ingeridas con irrisorias. Espero que haya comunicado su epifanía a la American Association of Pediatrics (APP) que recientemente publicaba en la prestigiosa revista Pediatrics, que había que evitar la exposición de pesticidas en niños tanto como fuera posible.

En otro extraordinario post el profesor Mulet nos versa sobre la inocuidad de los pesticidas, Residuos de pesticidas y márketing del miedo. Cita tan sólo un artículo que ha sido desmentido y han pedido disculpas los autores por la falta de rigor. Aquí podéis ver la crítica la estudio de Stanford por no tratar correctamente los pesticidas, publicado en una revista de mucho más prestigio. Además existen multitud de reviews sistemáticos sobre el tema de pesticidas, contradiciendo todo lo que dice don José Mulet. Por supuesto cualquier persona es libre de elegir los artículos que quiera, pero no estaría mal que alguien que se llame científico prefiriera reviews sistemáticos a artículos de un caso (ver bibliografía). Y tampoco estaría mal  contrastar la información antes de su difusión, especialmente cuando ésta ha sido desmentida. Al ser notificado de dichos papers, el autor no se retracta ni corrige. Pero es que es palabra de Mulet

En una entrevista el preclaro Don Mulet afirma “Es un timo decir que los alimentos ecológicos son mejores para la salud o el medio ambiente” . Por supuesto no le hace falta aportar pruebas, pues su omnisciencia nos convence a todos de inmediato. De hecho no sé porque tantos científicos se molestan en publicar lo contrario, cuando tenemos a Mulet seguro de lo que dice. Que derroche de dinero en investigación, cuando tenemos ilustres clarividentes que nos pueden ahorrar millones de euros con su portentosa sabiduría.

Review sistemático que concluye que hay menos pesticidas en vegetales orgánicos, publicado en la prestigiosa Annals of internal medicine

– Hay que evitar la exposición de pesticidas en niños tantao como sea posible, por la prestigios asociación de pediatría americana, publicado en Pediatrics

– Menos pesticidas en Agricultura orgànica

– Más nutrientes y menos pesticidas en cultivos orgánicos

Menos pesticidas en vegetales de agricultura ecológica

Roundup relacionado por el cáncer, por el MIT

Malformaciones en le nacimiento, por universidad de Cambridge

Monsanto condenada por mentir

Contaminación masiva de acuíferos con Glifosato

Dado que Mulet es bioquímico y profesor de biotecnología no se puede dudar de sus conocimientos sobre medicina, fisiología, epidemiología, y toxicología. Por supuesto su opinión es mucho más ajustada que la de  Nicolás Olea, catedrático de medicina interna sobre los efectos nocivos de los pesticidas, detergenetes y  plásticos en la salud. Que afirma que son tóxicos cotidianos causantes de varias enfermedades. Pero no os lo toméis en serio tampoco. Nicolás Olea, pese a ser catedráticos es un simple mortal, sólo usa vulgares estudios de epidemiología y toxicología (que publica en prestigiosas revistas científicas) para demostrar lo que dice. Y confirmar lo que dicen los reviews sistemáticos y la APP.

El esclarecido Don José Mulet relaciona el trigo sarraceno ecológico con muertes de personas. ¿La causa? por ser ecológico, trigo ecológico sólo apto para valientes (sic) dice. El caso que que al segar le trigo se recogió también datura, una hierba venenosa.  En la misma línea, el insigne Mulet repite hasta al saciedad el problema que hubo con E.coli en espinacas de agricultura ecológica exportados a Alemania y en huevos con dioxinas. Por supuesto no es un problema de los mecanismos de control y de las autoridades competentes que se encargan precisamente de controlar que eso no suceda. Acusar a la agricultura ecológica y eximir a los mecanismos de control es lo apropiado. Dado que todos ya sospechamos de la conspiración de la agricultura ecológica para acabar con la población mundial. Obviamente es irrelevante que no mencione que muchos cultivos no ecológicos también usan materia orgánica de origen fecal, y tienen el mismo riesgo de contaminación por E. coli.  Por otra parte este  problema ha sucedido diversas veces cantidades superiores a las legales de pesticidas y en frutas y verduras convencionales. Pero como el prestigioso Dr. Mulet ya nos ha mostrado que los pesticidas no causan ningún problema para la salud, no es necesaria su mención.

Otra revelación impagable es que en un tomate natural hay más tecnología que en un iPhone 5. Yo que pensaba que la labor de mi tío al recolectar y guardar semillas de razas puras (heredadas de su abuelo) año tras año transcurría en el huerto. Ahora sé que mi tío le da cuatro vueltas a Apple en tecnología, a pesar de no saber que es un smartphone. Ahora sé que cuando va al bar, no juega al dominó, sufre estresantes reuniones en consejos de administración con los viejetes del barrio. Gracias a su iluminación podré descubrir a mi tío haciendo complejos diseños tecnológicos, diagramas de flujo, balances y proyecciones económicas. Ya sabía yo que aquél viejo armario era sospechoso.  Que se revuelva Steve Jobs en su tumba, que ha llegado mi tío Anacleto a desbancar a Apple.

De hecho, estoy indignado por el comportamiento de la EFSA y la FDA (con la que Mulet discrepa en su excesiva regulación de OMG pero está de acuerdo con la permisividad de pesticidas y aditivos alimentarios) por no aceptar al preclaro Doctor Mulet en sus filas. Él pronosticaba que el miedo a los trangénicos acabaría antes de la década. La profética labor de nuestra privilegiada mente podría ahorrar muchas complicaciones a la EFSA que está por lo contrario y regular cada vez más estrictamente su cultivo, siendo España y Portugal de los pocos países de Europa que los cultivan. Es un error no ver que su clarividencia ayudaría a una rápida regulación en varios sectores. ¿Por qué depender de la postdictiva ciencia experimental, cuando el predictivo Doctor Mulet podría aportar su ciencia infusa?

La cruzada

Alguien podría pensar que el blog los productos naturales ¡vaya timo! es un compendio de demagogia, sesgo, parcialidad, cherrypicking, falacia, falta de rigor y honestidad científicas. Especialmente porque no se puede encontrar ninguna referencia positiva a los productos ecológicos y ninguna negativa a los transgénicos. Incluso un amigo, no creyente en la ciencia revelada, me decía que el blog muestra un maniqueísmo simplón y reduccionista que atenta con los principios científicos más elementales.  ¡¡¡Herejes ignorantes!!!

Y es que alguien con esas capacidades, más que un científico es un profeta. Yo le doy las gracias célebre Don Mulet por abrirme los ojos a la ciencia infusa. Rezaré a su Dios, que seguro que es transgénico, para que el rayo de la omnis-CIENCIA caiga también sobre mi.

Seguid la palabra de Mulet en su blog, y que no se os ocurra leer las engañosas y parciales revistas científicas.

 Albergad siempre con vosotros la oración de Mulet que reza “La única diferencia entre los productos ecológicos y los transgénicos es que los primeros son más caros”.  Transgén.

Duda y ciencia

Presentamos Iconoclásticos, un lugar para la duda, la ciencia y aquéllo que pretende ser llamado ciencia.

Decía Feynmman: Es responsabilidad nuestra como científicos, sabedores del gran progreso que emana de una satisfactoria filoso­fía de la ignorancia, del gran progreso que es fruto de la libertad de pensamiento, proclamar el valor de esta li­bertad; enseñar que la duda no ha de ser temida, sino bienvenida y discutida, y exigir esta libertad como deber nuestro hacia todas las generaciones venideras.

Y es que la ciencia no puede producir verdad, sólo encuentra mejores maneras de preguntar a través de las rectificaciones. El conocimiento es una luz que siempre proyecta alguna sombra. Y una buena pregunta siempre comporta más preguntas.

Algunos obstáculos que se cruzan en el camino de la ciencia son la opinión y la observación básica. Que debe sustituirse por la razón y la experimentación. Un camino estimulante para explorar los misterios de la naturaleza.